La Torre de Babel Digital | David Rueda

La Torre de Babel Digital

Está claro que la trasformación digital está de moda. Para muestra, varios botones. Durante el mes de mayo visité personalmente dos congresos en Madrid. Por un lado “Revolution Banking”. ¿Su título? “La transformación digital”. Después asistí al “Expocontact”. ¿Su título? “La transformación digital”. Después me llegó una invitación de jornada-taller de Telefónica titulada “La transformación digital”. Me da la impresión que hoy en día, si quisiera evitar la dichosa trasformación, sería poco menos que tarea imposible.

 

El caso es que observé a la gente que asistía a los dos congresos. Y salía convencidísima de tener que transformarse digitalmente. Y con prisas de hacerlo rápido por si un competidor genérico les adelantaba. Si bien, cuando rascabas un poco te confesaban que no tenían ni idea de dónde empezar. Así que me los imaginaba repletos de energía en sus organizaciones dándose golpes en las paredes como pollos sin cabeza.

 

¿Uno de los hándicaps de la trasformación digital? Que el mismo par de palabras evoca a una empresa una cosa y a otra algo muy diferente. Así que la ambigüedad triunfa y, por tanto, reina la confusión.

 

En concreto, para una empresa como la mía la transformación digital hoy por hoy está enfocada sobre todo a llevar los servidores a la nube (cloud) para poder trabajar desde varios países al mismo tiempo con una división del trabajo más eficiente.

 

Las grandes como el BBVA o Teléfonica están ya en una fase de big data o machine learning. Por no tocar el área de las wearables.

 

Para numerosas empresas, la transformación digital es más filosófica y cultural. Se enfocan en cambiar a las nuevas y modernas metodologías de trabajo (agile, design thinking, …), implantando jerarquías muy  planas y queriéndose parecer a las start up.

 

Aunque no debemos olvidar nunca que para no pocas compañías la transformación digital todavía supone hoy que su web sea responsive en los terminales móviles.

 

Direccion digital según Libro CEDE

 

Esta heterogeneidad de evocaciones ante un mismo par de palabras (transformación digital) hace que en ocasiones nos encontremos en una auténtica torre de babel digital.

 

Antes que nada respiremos profundamente. Seamos conscientes que esta transformación se compone de muchas fases. Algunas de nivel fácil, otras de nivel intermedio y otras más bien para jugadores avanzados. No empecemos por el nivel experto porque corremos el riesgo de sufrir ataques de stress e incertidumbre.

 

No nos creamos que todo va a ir a la velocidad del rayo. Quizás la tecnología sí, pero los clientes y las organizaciones no podemos seguir el mismo ritmo.

 

Por ello, analiza y evalúa las prioridades digitales. Elige la más conveniente para tu empres hoy. No apuntes de inicio a lo máximo. Enfoca tus energías y recursos y avanza peldaño a peldaño.

 

En la transformación digital, como en todo, “vísteme despacio, que tengo prisa”.

 

David Alberto Rueda Cantuche.

Director de Marketing y Outsourcing Services.

Sin comentarios | Leído 85 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*