El Enemigo de la Innovación eres Tú (II) | David Rueda

El Enemigo de la Innovación eres Tú (II)

Ojo. Los enemigos de la innovación están en nuestro interior. Construimos límites que únicamente existen en nuestro cerebro. Fijaros la gran carga de inspiración que acumula esta frase:

“Lo consiguieron porque cuando lo intentaban no sabían que era imposible”.

En el post  El enemigo de la innovación eres tú (I),  identificamos dos enemigos: “Demasiada fe en la capacidad de nuestros clientes de adivinar el futuro” y “recrearse en mis productos o servicios de éxito”. Ahora se incorporan otros dos. Me inspiro en los “cuatro pecados que matan la creación de nuevos productos” de Michael Robert.  Eso sí, ayudado de mis filtros…

 

Enemigo nº 3 de la Innovación: Dar un mercado por maduro con demasiada rapidez.

 

Michael Robert escribía frases que ríete de los terremotos. “Los mercados maduros son…un mito”. “Lo que hace falta son ejecutivos maduros que obliguen a crecer a los mercados”. El ciclo de vida del producto o mercado fue un gran hallazgo. Pero también sirvió para justificar el abandono de mercados potenciales.

 

Él comentaba si hace 16 años hubierais afirmado que el consumidor iba a pagar:

-          ¿Cuatro veces más por una bicicleta?  En la subcategoría de montaña o de 21 velocidades.

-         ¿Cuatro euros por un café con leche en los Starbucks?

Yo añado más leña al fuego:

-         ¿Y 165 euros por unas botas Martinelli?.

-         ¿Y cuándo los pantalones vaqueros se extendieron desde solo los marineros a todo bicho viviente?

-         ¿Cuándo los pantalones chinos dejaron de ser vestidos únicamente por soldados ingleses?

-         ¿Y cómo es que resurgieron en el siglo XXI (fugazmente menos mal) los pantalones de campana?

Yo comenzaría a cuestionar que existen tantos mercados en la fase de madurez.

 

LOS ENEMIGOS DE LA INNOVACION ESTAN DENTRO DE TI 2

 

Enemigo nº 4 de la Innovación: Dar un producto por commodity (producto de consumo) demasiado rápido.

 

Tiene que ver con lo anterior. Los product managers o directivos etiquetan a uno de sus productos como genérico. De no diferenciable nunca más. Y a exprimir la vaca hasta su extenuación. E invertir en líneas con menor aceptación. Volvemos a lo básico, ¿los límites existen? Sí, pero dentro de nuestra cabeza.

Algunas muestras:

-         ¿Sólo es agua? Pues es mucho más que agua: Con gas, con procedencia de manantial reconocido, con aroma de fresa o limón, con sales minerales, etc.…

-         ¿Sólo bicarbonato para dolores estomacales? Muchísimo más: Desodorizante con base en bicarbonato, extintores, dentífrico de bicarbonato, pañal con bicarbonato, …

-         ¿La Coca-Cola tiene techo? No lo afirmaría. Recordad: Light, sin cafeína, Zero, Cherry, con aroma de limón,… Aún hay más. ¿Sabéis que existe la Coca-Cola Vainilla en USA? ¿Y la Coca-Cola Blãk (sabor café) p.e. en USA y Francia?

Cuestiónate en serio el concepto de las commodities y estira, estira y estira.

 

Y hasta aquí.

Ya hemos enumerado cuatro enemigos de la innovación empresarial. Doy por sentado que pueden ser muchos más. Pero los fines de estos dos artículos son más prácticos que exhaustivos.

En concreto, los objetivos eran que hayas pasado un rato entretenido y que te haya servido de inspiración para ser un poco más innovador…hoy mismo (¿por qué no?).

 

Sin comentarios | Leído 165 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*