El Director de Marketing del Futuro (III) | David Rueda

El Director de Marketing del Futuro (III)

Y el último capítulo de la saga del director de marketing y comunicación del futuro. Ya hemos debatido a lo largo de dos posts acerca de las próximas visiones y funciones imprescindibles en el área.

 

En el primer post, diseccionamos, por un lado, la Visión global de tendencias y la Actuación global con posicionamiento con propósito. También la necesaria familiarización de coordinar equipos desperdigados por varios continentes y conectados a través de la nube.

Por otro, advertimos del cambio de nomenclatura a directores de Clientes. Responsables de la gestión holística de la experiencia del cliente en un entorno de loca diversidad de canales. Ese customer experience debe ser el puerto de destino para toda la empresa y esa será una lucha constante para que las otras áreas apuesten por esta revelación.

 

En el segundo post, no pudimos evitar mencionar el todopoderoso mundo online, con mención específica al big data. También subrayamos la necesaria formación financiera que atesorarán los directores de marketing, sin olvidar los Analitycs (ya procedan o no de Google).

 

Y vamos a terminar con un área más clásica para el director de marketing: La Comunicación.

 

Comunicación

Claudia Granadeiro Tagliavini (directora de comunicación de Dow Chemical Iberia) proclamaba:

“La sociedad es cada vez más transparente y las exigencias de los grupos de interés van más allá de la información corporativa básica”.

En el futuro existirá mayor exigencia de transparencia. El diálogo se planificará no sólo a través de los medios que conocemos. También con numerosos grupos de interés, algunos hoy por fundarse, a través de canales de comunicación más diversos y, en algún caso, más difíciles de predecir o controlar.

 

El diálogo no será multicanal (existencia de varios canales de venta) sino omnicanal (integración de todos los canales de venta de manera coherente con la continuidad en la experiencia de usuario y la fusión con las redes sociales). Y el dialogo no sólo estará centrado en el exterior (clientes). Para el nuevo director de marketing será clave inspirar también a los empleados a todos los niveles. Y lograr que entiendan, recuerden y trabajen con el propósito de la marca. Para lograrlo se antojan necesarios mensajes irresistibles y programas que promuevan la participación de todos los clientes (perdón, empleados).

Para curiosos, googliness es la métrica que utiliza Google para cuantificar el grado de involucración y cultura de sus empleados con la marca. Esto es, el conjunto de las virtudes que busca Google en sus empleados.

A propósito de vinculación interna, ¿conocíais que Zappos ofrece 3.000 dólares al empleado en su cuarta semana si acepta o desea abandonar la empresa? Esto mata dos pájaros de un tiro: sólo retienen a los evangelistas de la marca y además atrae a los talentos esparcidos por el mundo mostrando una gran confianza en el propio atractivo interno (“mejor empresa donde trabajar”).

 

En estos debates muy de marketing, no me permito pasar por alto dos capacidades que serán imprescindibles en el cargo (antes, ahora y siempre):

  • El director de marketing incorporará un alto grado y facilidad para el networking. Quizás hoy la mayoría de contactos empiecen en el cara a cara y en el futuro la mayoría tengan origen online (Linkedin, Xing o similares). Lo que es indudable es que tendrá que captar ahí fuera socios, clientes o sponsors interesantes.
  • Los directores de marketing también serán magníficos comunicadores. Conocerán el arte de persuadir y ejecutar presentaciones eficaces y memorables tanto internamente como, eventualmente, en conferencias y charlas empresariales. Habrán construido un branding personal excelente. No cabrán profesionales tímidos y apocados.

 

Federico Segarra, director de comunicación y relaciones externas en el Grupo Damm puntualizaba:

“El Director de comunicación deberá ser además un ideólogo con capacidad de persuadir con sus argumentos y con una gran capacidad de contar historias que enganchen a la marca y a la empresa con sus públicos targets”.

                       

 

Y llegados hasta aquí, ¿de qué hemos hablado?

 

DIRECTOR_DE MARKETING_DEL FUTURO by David Rueda Cantuche

 

De un director de marketing y comunicación del futuro más global y digital, auténtico defensor de la voz y la experiencia del cliente, que ganará peso en el organigrama asociándose a otras áreas clave, que será más tecnológico, que hablará persuasivamente a todos sus públicos (internos y externos), que difundirá contenidos e historias coherentes a través de todos y cada uno de los canales, que será más analítico, y que sobre todo estará orientado al negocio y a los resultados controlando hasta la última línea de margen.

 

Llegando más lejos, hablamos de:

Un perfil absolutamente formado. No ya en una sino en varias y diversas disciplinas. Unas científicas, otras sociales, otras financieras, otras comunicativas. Un perfil que tratará de estar a la vanguardia de los tiempos. Al que le tocará invertir en formación continua, teniendo que empatizar con los millennials, y estar a la última en tecnología. Leer el primero aquellos whitepapers que empiecen por “últimas tendencias en…”, dominar otros idiomas, aprender protocolo e incluso asistir a clases de cuentacuentos (storytelling).

En realidad, casi la única manera de permanecer hijos de los tiempos actuales y no ser engullidos por esta bofetada de cambios que avanza a la velocidad del rayo o, dicho de otra forma, a la velocidad de un… tweet.

 

 

Sin comentarios | Leído 97 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*