Cómo evitar el impacto de crisis internacionales en la empresa

Tuve el placer de ser invitado a una mesa redonda sobre el impacto de las crisis internacionales en el país. Lejos de dar las habituales cifras, aproveché para poner el acento donde más duele.  En la equivocada o nula estrategia de muchas empresas en la época de bonanza.

 

Remarqué que, más que en las propias crisis extranjeras (Ucrania, Oriente Medio, …) la clave descansaba en la estrategia corporativa seguida antes de estallar las crisis.

 

Es evidente que ante una crisis extranjera que viene de repente (o casi) no existen recetas milagrosas. Si bien, en lo que sí podemos influir es que el golpe, el impacto negativo en nuestra corporación, resulte sensiblemente menor que en los competidores, la industria y, en definitiva, en el resto del país.

 

Más que las crisis de la primavera árabe, Grecia, etc… sostengo que la crisis que más ferozmente nos ha afectado es la nuestra, la española. Donde hemos observado mercados maduros, altamente competitivos, con márgenes cada vez más bajos, dependiendo de muy pocos clientes, con apenas una sola línea de negocio y, en ocasiones, dependiendo de una peligrosa venta estacional.

 

Y hemos encontrado a empresarios sentados, con la mirada perdida, maniatados, encogiéndose los hombros y exclamando aquello de “nada puedo hacer”. Y claro que se pueden hacer muchas cosas. Os daré una clave:

 

La diversificación.

 

Porque puedes poner todos tus huevos en la cesta roja. Aunque existe una idea mejor. Mantener varios en dicha cesta roja, poner varios en una verde y poner otros en una cesta azul. De forma que una crisis internacional repentina puede llevarse por delante la cesta roja, pero siempre te quedarán la verde y la azul para resistir. Y, en ocasiones, hasta pueden crecer ahí. Pues hoy nadie duda de que las crisis estén llenas de oportunidades.

 

Para que no todo se reduzca a un símil, señalaré que en la diversificación debemos buscar continuamente:

–        Crear nuevas líneas de negocio (complementarias o no)

–        Dirigirse a perfiles de clientes diferentes

–        Ofrecer nuestros productos en países diferentes

Si creamos en la empresa una cultura que busque esto continuamente y sin descanso, nos estamos preparando para soportar las futuras crisis mejor que nuestros rivales. Porque no dudéis que las crisis se preparan antes de que se produzcan. En las épocas de flores y vino.

 

Recientemente un gerente del sector del mármol me confesaba. El 85% de mi facturación procede de Arabia Saudí y ahora con la apreciación del dólar este segmento de clientes tiene menor poder adquisitivo y mi presupuesto de ventas es un auténtico desastre. La culpa la tiene el dólar.

 

Yo le espeté. ¿Y no tendrá la culpa el que durmieras todos los días sabiendo que el 85% de tu negocio dependía de la situación de Arabia Saudí?

 

Con otro gerente, esta vez de turismo e inmobiliario, me encontré estas afirmaciones. El 75% de mis clientes proceden de Rusia. El conflicto de Ucrania ha hecho saltar por los aires mis previsiones del año. La culpa la tiene la crisis de Ucrania.

 

Yo le inquirí. ¿Y no tendrá la culpa el que durmieras todos los días, a pierna suelta, sabiendo que el 75% de tus clientes pertenecían al volátil mundo ruso?

 

No es necesario haber estudiado un máster para notar que en estas dos situaciones empresariales de dependencia, más pronto o más tarde, tocaría sufrir.

 

En el otro lado, en el positivo, un amigo cercano me explicó como su grupo inmobiliario había diversificado de la siguiente manera:

–        Inmobiliaria

–        Interiorismo

–        Gestoría

–        Mantenimiento y conservación

–        Outsourcing bancario

–        Asesor a fondos de inversión extranjeros

No es difícil observar cómo el know how en unas divisiones era una ventaja competitiva en otras. En concreto y en la crisis de España, las dos últimas divisiones experimentaron un crecimiento espectacular en su sector, que permitieron generan beneficios cuantiosos.

 

¿Y las empresas que se quedaron solo en Inmobiliaria? Lo pasaron peor.

 

A modo testimonial, en mi actual empresa Necomplus, una de las tres divisiones actuales (instalación de datafonos)  se encontraba, tanto en España como en Portugal, en un ciclo de vida maduro con márgenes pírricos y competencia feroz. Ya contábamos con filiales en Andorra y República Dominicana. Este año hemos lanzado en Colombia y Perú, con crecimientos… de dos dígitos.

 

También en Necomplus, uno de nuestros servicios es la atención al cliente en régimen de outsourcing a mediana y gran empresa. En un inicio sólo prestábamos servicio al sector banca. Hoy ya prestamos, además, al sector inmobiliario y al sector seguros. El año pasado comenzamos a operar en el sector turismo y quizás el año que viene en el de salud. Con la firme convicción que no todos los sectores sufrirán… al mismo tiempo. Lo que nos hace resistentes. Nos blinda.

 

Animo a las empresas que deseen internacionalizarse que acudan a organismos que estarán dispuestos a escucharles, ayudarles y asesorarles. No es necesario caminar solos. Sólo deben localizar al ICEX, a sus Cámaras de Comercio, los Círculos de Economía e incluso las embajadas.

 

Y, sobre todo, diversificad. Sin descanso y en las épocas de ciclo positivo. Si tuviera que regalar un libro a un empresario español, sin duda, le regalaría este clásico de cabecera:

 

“La cigarra y la hormiga”.

 

 

 

Nota: La Mesa Redonda se celebró en el Salón Principal de la Sociedad Cultural Casino de Torrevieja con el nombre “Crisis Internacionales, Seguridad y Desarrollo, impacto político y socio-económico de los conflictos en Ucrania y el Oriente Medio”. El acto estuvo moderado por Javier Mínguez (ayuntamiento). Los ponentes fueron: Carlos Setas Vílchez, doctor en Seguridad Internacional, máster analista de Inteligencia y en estudios de Asia Meridional; José Ignacio Prieto Vázquez, coronel del Ejército del Aire. Analista de inteligencia en varias universidades de Madrid y Barcelona; Moisés Jiménez Mañas. Presidente de COEPA (Confederación Empresarial de la Provincia de Alicante); Pablo Serna Lorente. Director General de TM Grupo Inmobiliario y David Rueda Cantuche, directivo del Círculo de Economía de la provincia de Alicante y director de marketing en Necomplus.

Sin comentarios | Leído 89 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *